Hola a todas, hoy voy a hablaros de un tema que se ha vuelto cada vez más común en los últimos años, se refiere a la responsabilidad constante de recordar, organizar y gestionar las tareas y responsabilidades diarias de la vida. Y aunque afecta a personas de todas las edades y géneros, las mujeres de 40 años a menudo llevan una carga mental desproporcionada debido a las demandas de la crianza de los hijos, el trabajo, el cuidado de los padres ancianos y la gestión del hogar.

Cada día soy testigo en la consulta de todas las mujeres que sufrimos, porque yo me incluyo por supuesto en este desafío, esta carga afectando a largo plazo a nuestra salud física y mental.

A medida que las mujeres llegan a los 40 años, a menudo se encuentran en una etapa de la vida llena de responsabilidades. Muchas están en la cúspide de sus carreras, preparándose oposiciones, con trabajos de más de 12 horas diarias, en general con trabajos a veces extenuantes a nivel físico y mental, mientras que también están criando a niños adolescentes. Algunas también pueden estar cuidando a padres ancianos o enfrentando cambios en su propia salud. Y todo esto puede llevar a una carga mental significativa.

La carga mental puede manifestarse de muchas maneras. Puede ser una lista interminable de tareas que parecen estar siempre en tu mente, desde recordar las citas del médico, reuniones escolares, hasta planificar las comidas de la semana. Puede ser la sensación de estar siempre “encendida”, sin tiempo para relajarse o desconectar.  Puede ser la sensación de agotamiento que viene de tratar de equilibrar el trabajo, la familia y el autocuidado.

Es importante recordar que la carga mental es real y tiene un impacto significativo en la salud y bienestar. Puede llevar al agotamiento, al estrés crónico y a problemas de salud mental como la ansiedad y la depresión. Por eso es crucial que tomemos medidas para manejar y reducir es carga mental.

Aquí te ofrezco algunas estrategias que te pueden ayudar:

  1. Delegar: no tiene que hacerlo todo tú misma. Si tienes pareja habla con ella sobre cómo compartir más equitativamente las tareas y las responsabilidades de crianza. Si es posible, considera contratar ayuda para tareas como la limpieza o cuidados de los niños.
  2. Priorizar: no todas las tareas son igualmente importantes. Haz una lista de tus responsabilidades y priorízalas. ¿Qué necesitas hacer ahora y qué puede esperar?
  3. Tómate tiempo para ti misma: Esto puede resultar imposible con todas las demandas de tu tiempo, pero es esencial para tu bienestar. Incluso si sólo son unos minutos al día, encuentra tiempo para hacer algo que disfrutes y que te relaje.
  4. Buscar apoyo: Habla con amigos, familiares o un profesional de la salud mental sobre lo que estás experimentando. No estás sola y hay ayuda disponible.

Recuerda que cuidar de ti misma no es un lujo, es una necesidad. Al reducir tu carga mental, no solo te estarás ayudando a ti misma, sino que también estarás en una mejor posición para cuidar a los demás.

Deja una respuesta

Los datos de carácter personal que proporcione rellenando el presente formulario serán tratados por Ginecóloga María Esteva como responsable de esta web. La finalidad gestionar los comentarios que realice en este blog. La Legitimación es su Consentimiento, ejecución de un contrato o precontrato. Los datos que nos facilite estarán almacenados en los servidores de siteground. Tiene derecho a Acceder, Rectificar, Suprimir, Limitar y a la Portabilidad de sus datos. + información en nuestra política de privacidad

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad *